CRISTIAN MUNGIU: “TENGO LA LIBERTAD DE HACER LAS PELÍCULAS QUE QUIERO POR SER MI PROPIO PRODUCTOR”

Entrevista a Cristian MungiuENTREVISTA A CRISTIAN MUNGIU

Fotografías de Fernando Lueches (Vértigo Films)

Puede que el nombre de Cristian Mungiu no sea demasiado conocido entre el público recurrente de las multisalas, pero cualquier espectador que haga un seguimiento de los grandes festivales de cine internacionales sabe que el director rumano es uno de los cineastas más interesantes del panorama actual además de un niño mimado de Cannes.

En 2007 conmocionó a espectadores de medio mundo con la asfixiante 4 meses, 3 semanas, 2 días, la obra maestra que le sirvió para alzarse con la Palma de Oro. En 2012 siguió cosechando elogios con Más allá de las colinas, por la que también obtuvo premio en Cannes, esta vez al Mejor Guión y el galardón a la Mejor Interpretación Femenina ex aequo para Cosmina Stratam y Cristina Flutur. Cuatro años después vuelve con Los exámenes, un intenso drama que parte de la violación a una estudiante para realizar una radiografía del estado actual de Rumanía y la corrupción latente en todos los ámbitos de la sociedad. Y se llevó premio en Cannes, claro, esta vez al Mejor Director.

En Cannes te adoran.

Para mí es un orgullo que el festival quiera proyectar mis películas y que, además, crea conveniente premiarlas. Al final, para lo que sirven los premios es para dar notoriedad y que un mayor número de espectadores sienta curiosidad por acercarse a tu obra.

Después de la Palma de Oro por 4 meses, 3 semanas, 2 días, muchos, incluido yo mismo, esperábamos el Oscar, pero la película no fue nominada. ¿No está Hollywood preparado para tu cine?

No es justo pretender ganar un Oscar con el tipo de cine que yo hago. Tengo que estar satisfecho con la Palma de Oro obtenida porque los Oscar tienen más que ver con el modo de ver el cine que tienen los americanos. Y yo no quiero acercarme a su modelo para ganar premios. Además, no gané el Oscar pero conseguí cambiar sus normas.

¿Cómo es eso?

Cuando mi película no fue nominada hubo un consenso entre crítica y un sector del público en considerar que se había cometido una injusticia. Hay que tener en cuenta que entre los 6000 miembros de la Academia sólo 80 votan en la categoría de Mejor Película de Habla No Inglesa. Cuando 4 meses no obtuvo la nominación, se creó un segundo comité que valora las obras y se pasó a hacer una preselección de ocho o nueve películas de las cuales se eligen las cinco finalistas.

¿Has visto Sieranevada, la película seleccionada por Rumanía para representarla en los Oscar?

Aún no. Este año me he convertido en miembro de la Academia pero no podré votarla porque no participo en la categoría de habla no inglesa.

Entrevista a Cristian MungiuHablemos de Los exámenes. Uno de los temas principales de la película versa entorno al dilema entre marcharse de un país que se hunde en busca de un futuro mejor o quedarse y tratar de arreglar las cosas. Es algo que se ha dado en muchos lugares como España, donde tras la crisis ha habido una enorme fuga de talentos, o Estados Unidos, donde la amenaza de Trump ha provocado que miles de personas quieran mudarse a otro país. ¿En qué punto de sitúas tú?

En este caso sólo puedo hablar de mi experiencia personal. Yo decidí quedarme y mejorar las cosas en medida de lo posible. Rodé mi primera película, Occidente, sobre la decepción que sentía entonces por la gente de mi generación que decidió marcharse. Me hizo preguntarme si fue una buena decisión quedarme y cómo podríamos alguna vez cambiar el país si continuábamos marchándonos. El comunismo tuvo mucho que ver en esto, pues un sector muy grande de la sociedad temía que el país se volviera inestable. Ahora he vuelto a esta idea porque el problema de la emigración está muy en vigor. En este tiempo hemos perdido cerca del 10 % de la población. En 1989 había cerca de 21 millones de habitantes en Rumanía y ahora sólo quedan 18 millones. Cerca de un millón viajaron a España y otro millón se fue a Italia.

La película adopta el punto de vista del padre de una estudiante que se debate entre marcharse a estudiar a Londres o quedarse en el país.

Ahora tengo hijos y, aunque la situación en mi país ha mejorado, tengo que preguntarme: ¿qué debería aconsejarles: que se queden o que se marchen? Tienen seis y once años y aún no tienen que tomar ninguna decisión. Yo no tengo las respuestas para todo, lo único que puedo hacer es asegurarme de proporcionarles las herramientas necesarias para que ellos decidan cuál es la opción más conveniente.

“En los ensayos, los actores aprenden a extraer la verdad de sus personajes”.

En la película, además, la estudiante es víctima de una violación, un tema que también trata la reciente Elle.

Ambas películas trabajan con un acontecimiento similar pero las perspectivas son muy diferentes. Creo que la diferencia entre las dos es lo que me preocupa a mí y lo que le preocupa a Verhoeven. El cine que yo hago es muy realista y trato de representar los elementos de forma que cada uno de ellos pudiera darse en la realidad. Por eso intento no imponer mi opinión ni emitir juicios, sino presentar unos hechos. Para mí lo importante no es hablar de la violación sino de la reacción o falta de ella que provoca en quienes la presencian y la sufren.

Hay una constante en tu cine: una atmósfera asfixiante, una ansiedad latente.

Procuro que mis películas sean muy diferentes entre ellas pero al mismo tiempo que compartan algunas características similares que las identifiquen como mías, y una de ellas es la atmósfera. Yo mismo sufro esa ansiedad cuando termino de rodar una película y tengo que pensar en la siguiente. No soy de esos directores que tienen diez proyectos en la recámara. Me gusta tomarme un tiempo para reflexionar sobre lo que he hecho y los errores que he cometido. No hay una sola película que haya dirigido a la que no le encuentre fallos o piense que no tomé las decisiones adecuadas.

Tus actores hablan de ti como de un director meticuloso. Puedes rodar hasta 40 tomas hasta quedarte satisfecho.

No es la cantidad, me limito a rodar el tiempo que haga falta hasta conseguir los resultados. A menudo ruedo escenas largas, de cinco u ocho minutos, y para eso hay que ser muy preciso. Es importante controlar el ritmo de cada de escena para que se integre en el conjunto.

¿Ensayas con los actores para que cuando lleguen al set sepan exactamente lo que deben hacer?

Por supuesto. Es como aprender a tocar un instrumento: conoces las notas pero aún así tienes que practicar una y otra vez hasta aprender a dominarlo. Los actores necesitan dominar a sus personajes, o aprender a ser dominados por ellos. Yo no les doy el significado de la escena, son ellos los que tienen que averiguarlo. Cuando consigues esto, los resultados tienen autenticidad. En los ensayos, los actores aprenden a extraer la verdad de sus personajes. Y al principio no es fácil, porque los actores son personas, y como todos nosotros pueden llegar a sentirse ridículos e inseguros. Es importante darles confianza.

Entrevista a Cristian MungiuAdemás de los actores, imagino es importante crear un clima de confianza entre el equipo de rodaje para que todos estén en la misma sintonía. ¿Sueles trabajar siempre con el mismo equipo?

Lo intento, pero el mundo del cine es difícil y la mayoría de los que trabajan en mis películas lo hacen como freelance. A veces las relaciones que se establecen son buenas y otras veces pueden torcerse. No trabajo con la gente con la que no he tenido buenas experiencias pero trato de repetir con aquellos con los que he congeniado. Por ejemplo, en esta película trabajo con un nuevo director de fotografía, aunque la gente no lo ha notado porque era el asistente de mi anterior director de fotografía y ya conocía mi modo de trabajar. También he contado en esta película por primera vez con una diseñadora de producción, pero es una chica con la que ya había trabajado en publicidad y tenía ganas de traérmela al cine. El equipo de producción es siempre el mismo. Intento no variar, pero, insisto, el mundo del cine es muy complejo. Hay que tener en cuenta que los trabajadores, cuando no ruedan en su ciudad de origen, se ven obligados a trasladarse durante dos meses a un lugar alejado de sus familias y a vivir en una especie de realidad paralela, lo cual es bastante complicado.

Tus películas tratan temas peliagudos como el aborto, la religión o la inmigración, y plantean cuestiones que en ocasiones pueden ser consideradas molestas para un sector. ¿Has recibido alguna vez presión por parte del gobierno o de los productores para renunciar a tratar ciertos temas?

Sinceramente, la única presión que tengo es la concerniente a mi propio éxito y las expectativas que los espectadores tienen por mis obras anteriores. Pero nunca he sufrido la censura en mi vida, he tenido la libertad de hacer las películas que he querido. En parte porque soy mi propio productor y eso me libera de la presión económica.

“Empleamos mucha energía pensando en pequeños detalles que nunca podrán ser apreciados en la pantalla de un teléfono móvil”.

¿Quién pone el dinero?

No hay capital privado en mis películas porque no puedo mirar a alguien a los ojos y asegurarle al cien por cien que lo vaya a recuperar. Reúno un pequeño presupuesto y solicito ayudas cinematográficas, y con eso hago lo que puedo.

Tus películas no son de carácter comercial pero contienen mensajes que deberían llegar al máximo número de espectadores. ¿Crees que la piratería es una buena solución para dar a conocer las obras importantes o es más bien un robo?

Si la película no tiene distribución y no tienes otro modo de verla, como última solución, no está mal. Pero Los exámenes se verá en 50 países, hay muchas oportunidades de verla por cauces legales si uno quiere. Si tienes la opción, es de educación y justicia que la veas del modo en que fue diseñada, es decir, en la gran pantalla. Empleamos mucha energía pensando en pequeños detalles que nunca podrán ser apreciados en la pantalla de un teléfono móvil.

Y en el cine siempre puedes conocer a alguien.

Es parte de su encanto.

 

Entradas relacionadas:

SALTAR O REMAR – ‘LOS EXÁMENES’, de Cristian Mungiu
FOTOGRAMAS: 4 MESES, 3 SEMANAS, 2 DÍAS / 4 luni, 3 sãptãmâni si 2 zile (2007) de Cristian Mungiu
DANOS TU OPINIÓN

Calendario

Noviembre 2016
L M X J V S D
« Oct   Dic »
 123456
78910111213
14151617181920
21222324252627
282930