LAVADO DE CARA POP – ‘LOS DOS PAPAS’, de Fernando Meirelles

LOS DOS PAPAS – The two popes (2019) de Fernando Meirelles

Que Netflix va a por todas para comerse la gran pantalla como se ha comido la pequeña (o mejor dicho, que quiere tener un sello de prestigio en películas de producción propia como lo tiene ya en los formatos seriados) es más que una obviedad. Que, a consecuencia de lo anterior, se haya convertido en un auténtico "atrapalotodo" en el que tienen cabida tanto el relato del primer matrimonio (clandestino) del mismo sexo en España como el retrato pretendidamente modernizado de una institución que a día de hoy sigue prohibiendo ese tipo de enlaces.

Así y todo, no resulta baladí el esfuerzo de Fernando Meirelles por ofrecer una imagen de apertura de la Iglesia católica con base en la transición entre los dos últimos pontífices: el alemán Joseph Ratzinger, bajo el nombre de Benedicto XVI, y el argentino Jorge Bergoglio, actual titular del papado como Francisco I. El cineasta brasileño, uno de los más internacionales del siglo XXI, saca a los "vicarios de Cristo" del elitismo del latín y los libros de teología y muestra su lado más políglota; el Angelus es sustituido por el tango, ABBA, The Beatles y hasta el Bella ciao (si los partisanos levantasen la cabeza…), así como el colofón de la final del Mundial de fútbol de Brasil de 2014, que disputaron las selecciones nacionales de sus respectivos países.

Meirelles deja una fuerte marca desde el primer minuto en el tratamiento de la cámara y la composición, con una polifonía visual que huye como la peste de ese acartonamiento de plano-contraplano que caracteriza a tantas películas “de palacio”. Movimientos de cámara en mano, mucho travelling, cambios rápidos de plano, mucho recurso a las imágenes de archivo (reales y recreadas)… todo es poco para evitar la monotonía en una narración basada primordialmente en los diálogos. Nada que objetar por tanto al trabajo de dirección, bastante notable.

No le va a la zaga el nivel interpretativo, lo cual era de esperar con dos veteranos de la talla de Anthony Hopkins (Ratzinger) y Jonathan Pryce (Bergoglio). Ambos actores, naturales de Gales, encarnan a la perfección, sin caer en maniqueísmos, las dos visiones contrapuestas de la Iglesia (la conservadora y la reformista) que ambos pontífices representan en la realidad y que dramatiza con especial énfasis el guión de Anthony McCarten, que adapta su propio libreto teatral. Especialmente llamativo el caso de Pryce, al que no hace mucho vimos precisamente en el "lado oscuro" de la religión como el Gorrión Supremo en Juego de tronos. La naturalidad con la que mimetizan acentos ajenos en distintos idiomas (doble reto) es impresionante.

Pero donde Los dos papas encuentra su talón de Aquiles es precisamente en la efectividad del discurso que claramente nos quiere vender, que transciende lo meramente narrativo y se mete en el terreno (digámoslo sin pelos en la lengua) de lo político. La película se decanta de manera muy decidida por la visión de Bergoglio, que adquiere mayor protagonismo al adentrarse el relato en su pasado en los años de la dictadura argentina. La cosa va sobre religión, y por tanto, sobre redención, arrepentimiento y perdón, y el querer vendernos al Papa Francisco I como el timonel de unos tiempos nuevos en la Santa Sede requiere hacerlo pasar por el necesario acto de contrición por su colaboración (por activa o por pasiva) en los crímenes de Videla y compañía.

Un camino de redención por el cual, sin embargo, no hacen transitar a Ratzinger, cuyo pasado nazi apenas se menciona. Aunque lo más descarado es la manera por la que pasan de puntillas sobre los más graves crímenes en los que se ha visto sumida la Iglesia en las últimas décadas y en los últimos años van saliendo a la luz a chorros cada vez mayores. Sí, hablo en efecto de los innumerables casos de abusos sexuales de sacerdotes a menores y el silencio al respecto (cuando no encubrimiento) de las altas esferas de la Santa Sede. Precisamente lo que, de manera muy superficial, se menciona como la más que posible causa principal de la abdicación de Benedicto XVI (la primera dimisión papal desde 1415, y la primera plenamente voluntaria desde 1294).

Así pues, Netflix, Meirelles y McCarten nos ofrecen un producto bastante sólido, que funciona muy bien como relato de ficción, pero tiene demasiadas lagunas como discurso político, algo que claramente revierte su metraje. Si a mayores de una historia en imágenes, de un acto de entretenimiento, se nos quiere vender una moto y esta no arranca bien, la evaluación final del conjunto queda lastrada. Así lo creo yo al menos, seré que soy hombre de poca fe.

Ficha técnica

Comments
2 Respuestas to “LAVADO DE CARA POP – ‘LOS DOS PAPAS’, de Fernando Meirelles”
Trackbacks
Check out what others are saying...
  1. […] o Rocketman, cuya presencia ha quedado reducida a un nivel testimonial, así como a los equipos de Los dos papas o El escándalo (Bombshell), que se quedaron sin guinda a las nominaciones de sus protagonistas. […]
  2. […] Críticas publicadas: El irlandés, Los dos papas. […]


DANOS TU OPINIÓN

Calendario

diciembre 2019
L M X J V S D
 1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
3031