FOTOGRAMAS: MI TÍO / Mon oncle (1958) de Jacques Tati

El genio cómico y escenográfico francés logró, varios años antes, aquello a lo que Alfred Hitchcock decía aspirar en su legendaria entrevista con François Truffaut, el más grandioso y didáctico diálogo cinematográfico registrado por la humanidad. Sólo que el británico pensaba en la parte trasera de un camión en movimiento, a través de cuyas ventanas se verían, en movimiento por referencia, las cabezas del piloto y el copiloto. Claro que en movimiento suena más complicado, pero lo que ha conseguido Tati a nivel de composición espacial del plano, muy pocos se han apenas acercado. Por ello, y por saber hacernos reír con un subtexto social patente pero jamás explícito, Tati es y será siempre una figura indispensable y fundamental del arte cinematográfico.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.