BUSCANDO A ERIC – Looking for Eric (2009) de Ken Loach

ES UN AVIÓN… ES UN PÁJARO... ¡ES CANTONA!

A pesar de que a menudo incurrimos en el equívoco de clasificar como hooligan a cualquier aficionado inglés, es importante discernir entre este término y el de supporter. Mientras el primero, en efecto, responde exclusivamente al perfil de "hincha británico de comportamiento violento y agresivo", según la definición de la RAE, supporter es el equivalente anglosajón de aficionado, seguidor o fan. Buscando a Eric, último film de Ken Loach, es un homenaje a la figura del supporter, ese amante incondicional que venera sus colores domingo tras domingo con inagotable pasión y devoción.

Eric Bishop es un pobre diablo afligido y melancólico que se gana el pan como cartero en Manchester. La vida de Eric es una auténtica ruina y ni siquiera puede permitirse realizar la única cosa que lo haría feliz: ver un partido de su amado Manchester United en Old Trafford, el llamado Teatro de los Sueños.

Depresivo, solitario, desgastado, apagado, nostálgico… Eric trata de consolarse narrando sus desdichas a un póster en tamaño real de la persona por la que más admiración siente en el mundo: el carismático Eric Cantona, quien, tras una noche de marihuana, sale del póster para erigirse en confidente y ángel de la guardia del protagonista.

La prolífica dupla formada por el realizador Ken Loach y su guionista habitual, Paul Laverty, parte de esta singular y ligera premisa para construir una entrañable comedia que apela con calidez, humanidad y optimismo a valores como la amistad, la familia, la camaradería, el compromiso o la esperanza.

Loach y Laverty conciben la amable y peculiar amistad entre los dos Erics para indagar en la naturaleza de las relaciones humanas a partir de factores como la admiración, la autoestima, la pérdida, el arrepentimiento, la fe, la incomunicación, el fracaso, la perseverancia o el aliento.

Buscando a Eric es también una reflexión acerca de la madurez, el envejecimiento y la vitalidad de una cuadrilla de vivarachos quincuagenarios que basan su relación en la unión, apoyo mutuo, la nobleza y la lealtad. Se trata de personajes cercanos, honestos, espontáneos, casi siempre socarrones y a menudo ordinarios. En fin, abueletes de carne y hueso que se empeñan en demostrar que les queda cuerda para rato. Especialmente divertido es el voluntarioso cartero adicto a los libros de autoayuda.

Ken Loach demuestra con esta cinta que, cuando no se pone trascendental, también puede ser deliciosamente entretenido.

Ficha técnica

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.