GALICIAN FREAKY FILM FESTIVAL 2019: LA CRÓNICA

Soplan aires frescos en Vigo. Un nuevo certamen, que abraza, sin complejos ni concesiones el audiovisual de Serie Z más desvergonzado y orgulloso de serlo, pide paso para consolidarse como una cita anual de referencia en el mapa gallego de festivales. Una ciudad que en pocos años ha convertido a Dinoseto en su mayor icono merecía un evento así.

He tardado un año en descubrir el Galicia Freaky Film Festival, pero espero no perderme ni una de sus ediciones venideras, que espero que sean muchas. Sin ser un fiel devoto de la Serie Z, sí agradezco como el que más experiencias reconfortantes como estas. Piezas llegadas de diferentes partes del mundo, una ambiente genuino e inigualable (performances en directo incluidas) y una programación complementaria que pone la guinda perfecta a la experiencia.

Desde una novia caníbal hasta un mejillón modificado genéticamente que ataca a repelentes turistas madrileñas en las bateas. Digámoslo bien alto: es muy necesario el cine que no aspira más que al divertimento más deslenguado y alocado, plagado de referencias a otros tiempos que vivimos con mayor o menor nostalgia en una era de saturación de propuestas audiovisuales. Y también, ¿por qué no?, para poder expresar todo nuestro orgullo friki, sin complejos de ningún tipo.

Su programación se compone esencialmente de cortometrajes que difícilmente encontraríamos en los circuitos convencionales de exhibición. Sólo he podido acudir a la tercera y última jornada, en la que destacaría la francesa Boustifaille y la vasca Antxoni. Pero en resumen, parafraseando el propio lema del festival, ¡aquí se encuentra lo mejor de lo peor!

Habrá que seguir de cerca esta cita y esperar a que vaya a más. Quién sabe, puede que en algunos años podamos presumir en Galicia de nuestro propio Sitges.

DANOS TU OPINIÓN

Calendario

octubre 2019
L M X J V S D
« Ago   Nov »
 123456
78910111213
14151617181920
21222324252627
28293031