SAMUEL BARBER – ADAGIO FOR STRINGS / BSO de ‘EL HOMBRE ELEFANTE’ (1980) de David Lynch

Hace menos de un mes despedíamos el funesto 2016 con un obituario por partida doble, el de Carrie Fisher y su madre, Debbie Reynolds. El nuevo año no ha guardado la guadaña artística, por lo que se ve, aunque en este caso la noticia viene, cuando menos, con algo de “anestesia”. El pasado miércoles (si bien la noticia no se conoció hasta el viernes) fallecía a los 77 años (recién cumplidos) el actor británico John Hurt, que en 2015 había anunciado su afección de cáncer de páncreas.

John HurtVarios obituarios lo han destacado como un secundario de relumbrón, un rostro legendario en una extensa lista de títulos populares y aclamados, encabezados, en el terreno de la cultura popular, por la inolvidable escena en la que vimos por primera vez al Alien de la saga homónima. Pero ante este dato, que no se debe entender necesariamente como un menoscabo, se encuentra el hecho igualmente irrefutable de que Sir John Hurt ha protagonizado dos películas especialmente relevantes, cuando no imprescindibles, de la década de los ochenta, a la postre títulos de culto. Uno, naturalmente, el que ocupa esta entrada, y otro, la ovacionada adaptación del 1984 de George Orwell, de Michael Radford, estrenada en el año que reza el título. Como curiosidad, el actor británico, que en aquella ocasión encarnaba a un ciudadano rebelde de un Estado totalitario distópico, se pasó al otro lado, dos décadas después, en V de Vendetta, relato de temática muy similar, en el que Hurt hizo las veces del dictador, de “gran hermano”.

El hombre elefante (1980) de David LynchPero sin duda, si uno de esos regímenes totalitarios descritos por Orwell o Alan Moore llegase mañana y nos permitiese salvar una única película de este actor de la quema, esa no podría ser otra que la desgarradora El hombre elefante, la mejor obra firmada por David Lynch según quien suscribe estas líneas. Si bien irreconocible debido a la naturaleza de su personaje, Hurt daba vida a John Merrick, ciudadano inglés del siglo XIX afectado por unas severas deformidades que fue dado a conocer como atracción de un circo de los horrores, por la cual el intérprete ganó el BAFTA al Mejor Actor y fue nominado al Globo de Oro y al Oscar correspondientes. Su otra nominación de la Academia estadounidense fue en calidad de actor de reparto por El expreso de medianoche, por la cual levantó también BAFTA y Globo de Oro.

La última secuencia de El hombre elefante, brillantemente construida bajo los acordes del melancólico Adagio para cuerdas, de Samuel Barber, supone una de las muertes mejor filmadas que se hayan visto en una obra de ficción, amén que uno de los mejores finales de cine. Una composición, la de Barber, cuyo uso en el campo audiovisual se ha extendido de tal manera que hasta se ha convertido en un cliché en cierto modo, habienso sido utilizada incluso en clave de comedia o parodia, lo cual no quita la tremenda fuerza expresiva que arroja en escenas en las que verdaderamente encaja y se crea ese mágico vínculo entre imágenes y música, como ocurre en Platoon (otro gran final), El aceite de la vida o Amélie.

DANOS TU OPINIÓN

Calendario

enero 2017
L M X J V S D
« Dic   Feb »
 1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
3031