MALA HIERBA NUNCA MUERE – ‘LOS MERCENARIOS 3’, de Patrick Hughes

Los mercenarios 3 (2014) de Patrick HughesLOS MERCENARIOS 3 – The Expendables 3 (2014) de Patrick Hughes

Cuando un viejo lobo del cine de acción como Stallone decidió, hace ya un lustro, reunir a todas las estrellas del (sub)género que lo ha hecho famoso en una sola película, muchos se lo tomaron a broma, recochineo incluido. Pues bien, aquella broma, sueño húmedo de todos aquellos que nos criamos entre las explosiones de La jungla de cristal, la pirotecnia de Desafío total o los derroches balísticos de Demolition man, se ha convertido en toda una saga de culto, una trilogía.

Stallone, apartado de la dirección desde la segunda entrega, se centra nuevamente en lo que sabe: ponerse delante de la cámara para repartir estopa, entre chascarrillo y chascarrillo, y darle forma a la historia que quiere contar (con asistencia de otros dos guionistas, eso sí). Consciente de lo limitado de la fórmula y el desafío que supuso ofrecer algún aliciente ya en la segunda película, más allá de los nuevos fichajes, el italoamericano introduce un nuevo giro al argumento en forma de reflexión, sencilla pero sincera, a la vez que muy “meta”: el conflicto generacional.

Los mercenarios 3 (2014) de Patrick HughesEfectivamente. Esa misma propuesta encaminada a reivindicar el valor, en la cultura y el imaginario populares, del cine de acción clásico de los ochenta y sus herederos naturales, en su tercera instancia plantea, en la propia diégesis, si esos mismos viejos lobos deberían o no dejar paso a savia nueva. La ridiculización del plan inicial del empresario-mercenario Barney Ross (Stallone) por parte de sus nuevos reclutas, hijos ya de la era digital, deja patente ese dialéctica “meta” intergeneracional que deriva finalmente en una conciliadora y constructiva síntesis, en la que, eso sí, los mamporros, la verdadera fuerza, que representa a dicho cine de acción clásico, es cosa de la vieja escuela, mientras que la nueva generación, acostumbrada a misiones más sofisticadas, se hará cargo del otro pilar, igualmente necesario: la tecnología.

Los mercenarios 3 (2014) de Patrick HughesEsta reflexión supone el principal tejido conjuntivo del subtexto semántico del film, en el que se integran el resto de núcleos morales, tanto los ya conocidos (canto a la amistad y camaradería en la vieja guardia, a la que ahora se le une el salto generacional) como los de nuevo cuño, o al menos reforzados (la soledad del hombre de acción fuera de la misión). Ya en última instancia, complementaria a la anterior, encontramos toda esa trayectoria de redención, cual cowboy solitario, pues un mercenario no es más que la versión contemporánea de eso mismo, del justiciero errante, del ronin. En la línea de la anterior entrega, la caza del villano de turno encuentra su principal motivación en la venganza de un compañero caído (herido, en este caso), pero a mayores, esta caza se reviste de un mayor componente de justicia, ya que se trata de un señor de la guerra con crímenes contra la humanidad a sus espaldas.

Los mercenarios 3 (2014) de Patrick HughesUn concepto de justicia que, naturalmente, se enmarca en ese componente ideológico, ya sea consciente e intencionado o por pura inercia, de corte conservador, reaccionario y defensor de una política exterior intervencionista, factor característico del subgénero que esta saga ha nacido para homenajear, dignificar y reivindicar, en el cual unas muertes son más justas que otras, y algunas bajas son valerosas mientras que todas las demás no. Un componente, sin embargo, no especialmente explícito en la trilogía, que apenas asoma, sin un tono excesivamente tendencioso, en esta última entrega, y que cristaliza a la perfección en el grandioso chascarrillo que Stallone le suelta al villano definitivo (Mel Gibson) tras asestarle el golpe de gracia: “Yo soy La Haya”.

Los mercenarios 3 (2014) de Patrick HughesPor el resto, más de lo mismo, lo cual no es sino bueno si se sabe qué tipo de película se va a ver. Caretos de mala uva, chascarillos y secuencias de acción a borbotones, con el tono de antes pero la tecnología de ahora. Más autorreferencias en clave humorística, entre las que destacan la de Wesley Snipes y sus problemas con el fisco, Jet Li y sus altas pretensiones salariales o Antonio Banderas cantando, atención navegantes, el himno de la Legión. Muy buen integradas las nuevas incorporaciones, desde el esperado Snipes hasta un Harrison Ford en su línea de siempre, que se resiste a jubilarse, pasando por un Kelsey Grammer que no se deja ver demasiado en este tipo de cine o un Robert Davi en la guisa de un mafioso… pero ahora del Este. La de arena, por desgracia, un Banderas metido con calzador, con la vis cómica forzadísima, que apenas logra convierte eficazmente en humor su poca capacidad para desenvolverse, tantos años después, en el cine de acción de altos vuelos.

Ah, por último, a modo anecdótico, decir que se agradece un retrato realista y moderno de Rumanía, pues, aún a estas alturas, para los ojos de Hollywood Europa del Este sigue siendo territorio comanche en líneas generales (recordemos la Albania de la pasada entrega). Y por otro lado, tuvieron al menos el detalle de situar el escondite de su villano de turno en un régimen inventado, en lugar de seguir creando leyendas negras sin necesidad.

Ficha técnica

 

Entradas relacionadas:

LA CONVERSACIÓN – The Conversation (1974) de Francis Ford Coppola
PORQUE ELLOS LO VALEN – ‘LOS MERCENARIOS’, de Sylvester Stallone
EL REMAKE QUE SURGIÓ DEL FRÍO – ‘MILLENNIUM: LOS HOMBRES QUE NO AMABAN A LAS MUJERES’, de David Finc...
LA MÁSCARA DE LOS MIL ROSTROS – ‘EL CABALLERO OSCURO: LA LEYENDA RENACE’, de Christopher Nolan
DANOS TU OPINIÓN

Calendario

Agosto 2014
L M X J V S D
« Jul   Sep »
 123
45678910
11121314151617
18192021222324
25262728293031