EMMYS 2014: LA CRÓNICA

Emmys 2014: Breaking Bad¿CONSERVADURISMO O IMBATIBILIDAD?

Un año más, los vientos de cambio en los Emmys se quedan en las nominaciones. Breaking bad y Modern family han vuelto a llevarse el gato al agua ante la impotencia del resto, sobre todo de una HBO cuyo objetivo de reconquistar el trono del drama parece un quiero y no puedo (y difícil lo tendrán para intentarlo el año que viene con una True detective sin McConaughey y Harrelson) y una Netflix que parecía estar cerca de su primer gran éxito académico como productora de ficción propia.

DRAMA

Emmys 2014: Bryan CranstonEn el caso de la serie de Vince Gilligan, queda demostrado que, cuando realmente se alcanza la excelencia, no hay distancia temporal que la haga olvidar (recordemos que estos premios le han caído por su última hornada, terminada a finales de septiembre del pasado año). La serie de AMC, a la que siempre se le resistía el reconocimiento de estos galardones, a la sombra de su compañera de cadena, Mad men, o del efímero fenómeno de Homeland, ha logrado conquistar dos ediciones consecutivas de los Emmys con una misma temporada, aunque esta viniese dividida en dos hornadas. No sólo eso, sino que, además, por si fuese poco, llevándose tres de los cuatro premios interpretativos del bloque de drama, algo a lo que nunca se ha acercado ni por asomo Mad men, para Bryan Cranston, Aaron Paul y Anna Gunn, que repiten por cuarta, tercera y segunda ocasión, respectivamente. Además, el premio al guión por el aclamado libreto de Ozymandias. Casi nada.

El cuadro de honor en drama lo completa Julianna Margulies, en su segundo entorchado por Alicia Florrick (The good wife), el único orgullo de las generalistas en drama durante todos estos años, y eso que se había quedado fuera de las nominaciones el pasado año, pese a haber siete nominadas en lugar de las habituales seis. La gran derrotada, sin duda, True detective, que sólo pudo sumar la estatuilla a la dirección. Ni siquiera el factor Matthew McConaughey ha servido a la serie de Pizzolatto para que la HBO recuperase su trono tantos años después, mientras que el actor tejano ha perdido la oportunidad de convertirse en el primer intérprete masculino en conquistar Oscar y Emmy el mismo año. La gran pérdida de fuelle de Homeland ya se había augurado en la pasada edición, por lo que su descalabro completo no debe sorprender a nadie. Pena de Mandy Patinkin, que sí se hubiese merecido el galardón individual.

Emmys 2014: Modern FamilyCOMEDIA

En el año en el que parecía que una dramedia” (por ser un poco generosos con el baile de categoría) y encima emitida por streaming podría ser finalmente la reina del año, la sitcom más clasicista y de narrativa más digerida, sin quitar un ápice a su indiscutible calidad, Modern family, que eleva ya su quinto entorchado consecutivo, igualando a la que hasta ahora ostentaba dicho récord, la legendaria Frasier. En 2011, a propósito de su segundo entorchado, auguré “un reinado que puede durar mucho tiempo”, pero desde luego no me imaginaba que tanto. 66 ediciones después, seguimos con la misma cantinela: no ha ganado todavía una dramedia ni ninguna comedia que no fuese de una generalista. A mayores, Ty Burrell suma su particular doblete, igualando a sus compañeros Julie Bowen y Eric Stonestreet, y el eléctrico episodio de Las Vegas le ha valido la Mejor Dirección a Gail Mancuso.

Emmys 2014: Allison JanneyOtros que parecen imbatibles son Julia Louis-Dreyfus, con su tercera estatuilla consecutiva por su Selina Meyer de Veep, o Jim Parsons, Mejor Actor en cuatro de las últimas cinco ediciones. Parece mentira que haya sido Jon Cryer quien le haya cortado la racha. Louis C.K., por su parte, se ha quedado de nuevo sin el galardón interpretativo, que este año parecía que podía ganar, pero al menos ha podido sumar su segundo premio de guión, por el no menos celebrado So did the fat lady. La nota de novedad (que tocaba) la pone Allison Janney, Mejor Secundaria por Mom, añadido al de Mejor Invitada de Comedia en los Creative Arts por Masters of sex, lo que la convierte en la primera intérprete en ser doblemente premiada el mismo año desde que Stockard Channing hubiese hecho lo propio, allá por 2002. La gran derrotada, naturalmente, una Orange is the new black que se ha ido con el contador a cero de la gran noche de los Emmys, tras una prometedora papeleta en los Creative Arts y presente en muchas de las quinielas.

De cara al futuro

Emmys 2014: Julia Louis-DreyfusAhora toca analizar la situación. La multivictoria de Breaking bad, incluso por delante de un coloso en todos los aspectos como True detective, no puede leerse más que como resultado de un consenso crítico y popular sin precedentes, y el gran reconocimiento final, por duplicado, a una serie a la que se le habían negado los grandes honores en sus primeros cuatro años de existencia, pese a su alcance, o acercamiento muy extremo, a la excelencia televisiva. Por otro lado, sin restar mérito alguno a Modern family, que ha sabido mantener su eficacia y excelencia sabiendo evolucionar en tiempo real pese a los rígidos límites de su formato, cabe preguntarse por qué la Academia sigue manteniéndose tan conservadora en la comedia, decantándose siempre por un estilo de hacer televisión que ya existía en los noventa, antes de la tan mascada “edad de oro” televisiva a la que sí dan cobijo en drama o formatos cortos, mientras vemos continuamente formatos de comedia/dramedia (el baile de categorías es otra historia) rompiendo los moldes (más bien en el contenido pero también a veces en la forma) a la vez que manteniéndose eficaces y conservar un factor de academicismo suficiente como para poder competir en términos realistas.

¿Será entonces que, dada que la principal rival de la exitosa comedia de ABC era una serie de Netflix, representante de esa nueva forma de consumo televisivo, la Academia no quiere todavía cruzar esa frontera y dar el espaldarazo a la defunción de la televisión tradicional? Puede, aunque, desde luego, de los galardones interpretativos, donde repiten siete de ocho, entre drama y comedia (y cinco de ellos por tercera o cuarta ocasión), nos demuestra la tendencia de la entidad a la continuidad y a los ciclos victoriosos, los cuales no es sencillo que se agoten así como así. Al menos en drama habrá rotación el año que viene (será interesante empezar a pensar qué serie cubrirá el hueco académico de Breaking bad), pero, ¿hasta cuándo durará el imparable karma de Modern family?

Emmys 2014: The Normal HeartPor el resto

En cuanto a los formatos cortos, el reconocimiento para las respectivas favoritas, Fargo (miniserie) y The normal heart (telefilm), se hizo de rogar, pero llegó finalmente donde mejor sabe, en sus respectivas categorías reina, de nuevo separadas tras el sinsentido del apartado conjunto de las últimas ediciones. Fargo sumaba la estatuilla a la dirección mientras veía como se la escapaban los galardones para Billy Bob Thornton (protagonista) y Allison Tolman (secundaria), donde se sabían favoritos, mientras que The normal heart, consolación de la HBO y en apartado en el que ganar ya es costumbre, no consumaba ninguna de sus seis nominaciones actorales, ni siquiera con el factor Julia Roberts de su lado.

Emmys 2014: Jessica LangeAl final, la más destacada del bloque en esta edición es Sherlock, cuya episodio 3×03, His last vow, que coló como telefilm (las reglas de la Academia son un caso aparte), le valió la estatuilla a Steven Moffat por el guión y Benedict Cumberbatch (protagonista) y Martin Freeman (secundario), actores en auge de popularidad que suman esta nada despreciable medalla a su palmarés particular. Curiosamente, ni Cumberbatch ni Freeman asistieron a la gala. Las categorías femeninas fueron a parar a las mujeres de American horror story. De entre sus múltiples nominadas, en ambos apartados, se han llevado finalmente el gato al agua Jessica Lange (protagonista), que ya lo había ganado como actriz de reparto por la serie (no miniserie) de Ryan Murphy, y Kathy Bates (secundaria), que suma su segundo galardón tras haber sido premiada hace dos años por “encarnar” al fantasma de Charlie Sheen en Dos hombres y medio.

La gala estuvo muy por debajo de los espectáculos de otros años, empezando por la carencia de un número de apertura en condiciones. Seth Meyers fue hábil y fluido y la supo llevar adelante con cierta agilidad, pero lo cierto es que, pese al variado cromatismo del logotipo de la cadena en que se emitía, no hubo color. Apenas destacan un sketch del presentador en la calle preguntado por los Emmys; el tórrido beso entre Bryan Cranston y Julia Louis-Dreyfus cuando la segunda fue a por su premio; la intervención, siempre hilarante, de Ricky Gervais (nominado sin premio); el vacile de Meyers a McConaughey y Harrelson; Glenn Weiss recogiendo, desde la sala de realización, su Emmy por la gala de los Tony; el momento spoiler de Juego de tronos con Matt Bomer y Lena Headey, o las bromas recurrentes sobre la ausente nominada Maggie Smith. Hay dos momentos, sin embargo, que merecen ser destacados:

  • El emotivo, el habitual In Memoriam con una espléndida Sara Bareilles cantando Smile, tema de Nat King Cole basado en una melodía de Chaplin para Tiempos modernos. Pero la cosa no se quedó ahí, pues la reciente muerte de Robin Williams no podía ser despachada con una simple imagen en una secuencia acompañada de un aplauso. Su amigo Billy Crystal se encargó de dedicarle un sensacional tributo inmediatamente después.
  • El humorístico, el siempre hilarante Weird Al Jankovic montándose un tema paródico de estos que sólo él sabe hacer con los temas de cabecera de varias series, desde Mad men hasta Juego de tronos, con apelación directa a un incluida a un George R.R. Martin presente entre el público.

En cuanto a la quiniela, sólo decir que nuestra apuesta por la renovación, sobre todo en comedia, nos ha abocado al desastre, con apenas cinco aciertos de un total de 22 pronósticos. Habrá que tirar por lo ya premiado en ocasiones venideras.

Lista simplificada de ganadores

Lista completa de ganadores

Series comentadas en la web: Breaking bad, Episodes, Girls, Glee, Juego de tronos, Homeland, Mad Men, Modern family, Orange is the new black, Shameless, Silicon Valley, True detective.

 

Entradas relacionadas:

EL CREPÚSCULO DE UN FALSO DIOS - BREAKING BAD
LA RESPUESTA DEL CABLE A SHELDON COOPER – Llega 'SILICON VALLEY'
LA ERA DE ACUARIO – MAD MEN
EMMYS 2014: NOMINACIONES
Comments
Una respuesta to “EMMYS 2014: LA CRÓNICA”
Trackbacks
Check out what others are saying...
  1. […] Unbreakable Kimmy Schmidt se ha ganado la nominación con su entusiasmo contagioso y el inimitable talento de Tina Fey a la cabeza del proyecto, y Silicon Valley se confirma tras la moderada sorpresa de su nominación el año pasado. […]


DANOS TU OPINIÓN

Calendario

Agosto 2014
L M X J V S D
« Jul   Sep »
 123
45678910
11121314151617
18192021222324
25262728293031