OSCARS 2014: LA CRÓNICA

Oscars 2014EL FACTOR HUMANO VENCE A LA TÉCNICA

En 2010, la producción independiente En tierra hostil conseguía derrotar en las principales categorías de los premios Oscar al coloso digital e industrial Avatar, poniendo de relieve el mayor peso que los académicos (casi) siempre dan al factor humano, al talento, por encima de la tecnología y sus avances cada vez mayores, piedra angular de la fórmula contemporánea del blockbuster. Cuatro años después, nos encontramos con una situación similar, pero con dos polos todavía más claros y definidos y por ende una dicotomía más compleja.

Oscars 2014: 12 años de esclavitudLa ganadora fue esta vez una producción que cumple a rajatabla el perfil de producto predilecto por la Academia: temática comprometida afrontada a través de un discurso argumental claro, explícito y lo suficientemente digerido con anterioridad para que no levante ampollas… y preferiblemente basada en una historia real; elenco de actores en estado de gracia; y opcionalmente, factor histórico, que redunde en el diseño de producción, y cierto clasicismo en la realización. Así es, nada más y nada menos, 12 años de esclavitud, que olía a Oscar ya desde su estreno, como bien nos auguró nuestro compañero Álex Merino, y además culmina con dicho galardón un liderazgo incontestable a lo largo de toda la temporada de premios 2013-14, acumulando Oscar, Globo de Oro, BAFTA e Independent Spirit.

Y como no queda especialmente bien que la “mejor película del año” acabe únicamente con un premio, aunque sea el más importante, pues también la cayeron los de otras categorías en las que probablemente hubiese candidatos más merecedores, pero la “lógica” de los galardones es la que manda: se trata, en concreto, del Mejor Guión Adaptado (John Ridley, que alcanza la gloria tras haberse curtido en sitcoms de medio pelo en las dos últimas décadas) y la Mejor Actriz de Reparto, para la revelación de la temporada (junto al somalí Bakhdar Abdi, nominado sin premio), la mexicano-keniata Lupita Nyong’o, absoluta novata en la industria que ha debutado y besado el santo.

Oscars 2014: Alfonso CuarónAl otro lado, una de las películas más ambiciosas en el plano formal y artístico que ha dado el cine industrial en mucho tiempo (recordamos que fue votada como lo mejor de 2013 por los redactores y colaboradores de esta casa), varios peldaños por encima de Avatar en la más positiva de sus lecturas: Gravity, que acumuló más estatuillas en total la pasada madrugada (siete) que decenas de películas ganadoras en la categoría reina,… pero entre ellas, no precisamente esa misma. Su innegable calidad y pertinencia (resultaría semplicísimo y parco reducir su mérito a la pirotecnia y la infografía… cuando más bien sería lo contrario) no podían pasar desapercibidas, y así erigieron un galardón capital como el de Mejor Director, para un Alfonso Cuarón que además hizo doblete personal con el apartado de Montaje.

La epopeya unipersonal de ciencia-ficción se llevó asimismo estatuillas de empaque como la Mejor Banda Sonora Original y la Mejor Fotografía: a la sexta fue la vencida para Emmanuel Lubezki, mientras que Roger Deakins (candidato por Prisioneros) acumula ya once nominaciones infructuosas. ¿Qué es entonces lo que ha apartado a Gravity de cerrar la noche perfecta (siete estatuillas de diez posibles, que se dice rápido)? Pues más altos vuelos en lo formal y en lo filosófico, y un tipo de empatía con la audiencia totalmente diferente a la que puedan tener títulos del perfil, en sentido amplio, al que la Academia le gusta premiar, año tras año, con poca excepción.

En esa misma línea, sólo se podría esperar de Her su conquista de la categoría de Mejor Guión Original, que así se dio, con todo merecimiento, y así se explica también que a día de hoy no se pueda contemplar una nominación interpretativa para una Scarlett Johansson a la que no le hizo falta la presencia física para transmitir toda una serie de emociones que llegaban a sentirse adentro, como si su propia voz susurrase en nuestros oídos. Her es una película adelantada a su tiempo, y por ello, poco carne de Oscars, pero a la cual no pudieron evitar otorgarle una notable presencia.

La de arena

La gran estafa americana (2013) de David O. RussellEl veredicto ha sido claro: no era el año para estafadores, timadores y demás calaña. Como dejamos entrever en nuestra particular quiniela, La gran estafa americana, pese a perfilarse como una de las principales favoritas en la temporada de premios (con tres Globos de Oro a sus espaldas), se fue de cero absoluto de la gala. Hasta perdió los apartados “de la honra” (Diseño de Producción y Vestuario) contra El gran Gatsby, como ya había ocurrido en los BAFTA. La gran baza de la película de David O. Russell eran sus actores, que tuvieron una competencia bestial y en algunos casos imposible, y su guión, cuyo sitio pertenecía a Her con plena justifica. Y si bien sólo cuatro de las nueve nominadas en la categoría reina acabaron llevándose algún premio, el hecho de haber sido la que más candidaturas acumulaba en total junto a Gravity y finalmente irse de completo vacío no puede ser visto sino como un gran chasco. Se nota que este año no tenían a los omnipotentes hermanos Weinstein detrás.

Oscars 2014: Leonardo DiCaprioLa otra gran decepción de la noche también tiene que ver con estafas, a escala aún más grande y más reluciente al mismo tiempo: El lobo de Wall Street. Estaba claro que la competición de la polémica película de Scorsese se centraba en su práctica totalidad en la que era asimismo su gran baza: Leonardo DiCaprio. El actor californiano se quedó por cuarta ocasión compuesto y sin estatuilla y continúa siendo uno de los grandes olvidados por la Academia. ¿Le acabarán dando el Oscar Honorífico? Lo paradójico es que ha perdido el duelo ante el que fue su mentor en la ficción precisamente en El lobo de Wall Street, Matthew McConaughey. Un actor rematadamente mediocre hasta hace bien poco pero que desde 2011 no ha dejado de dar el clavo con los papeles que escoge y ha comenzado a demostrar todo el talento que hasta ahora tenía dormido, siendo esta estatuilla la clara consecuencia de dicha progresión fulgurante. En su primera nominación, se ha llevado el gato al agua… con todo merecimiento.

Otros ganadores

Tras 12 años de esclavitud y Gravity, la mucho más modesta Dallas Buyers Club se erigió en la otra gran triunfadora de la velada, sumando el apartado de maquillaje a sus más que cantadas estatuillas para McConaughey y para Jared Leto como actor de reparto. Circunstancia inimiganable un año atrás, por la mencionada circunstancia de McConaughey y por la prolongada ausencia de Leto de la industria cinematográfica, dedicándose de lleno a su banda 30 Seconds to Mars, además de haber desparecido del mapa como un icono adolescente del montón, sin mucho más bagaje que la desgarradora Réquiem por un sueño. Y si bien el futuro de Leto es una incógnita, es obvio que McConaughey vive el momento más dulce de su carrera, no sólo en cine, sino también en televisión con la aclamada True detective de HBO, que curiosamente, empezó a emitirse en la misma fecha en la que ganó el Globo de Oro y pudo haberle servido como su mejor campaña para el Oscar.

Oscars 2014: Actores premiadosEl cuadro de honor de los intérpretes se completa con otra victoria más que obvia, la de una Cate Blanchett que pone por fin la guinda, en forma de reconocimiento, a su trayectoria como una de las mejores actrices de su generación. Su triunfo sirve además para echárselo en cara, una vez más, a todos aquellos que afirman, cuál mimetizados por opinión poco elaborada y facilona de suplemente dominical, que Woody Allen no hace más que vivir de rentas en los últimos veinte o treinta años. Blanchett es consciente de que sin el cineasta, que confió en ella su mejor personaje femenino en mucho tiempo, no habría sido posible esta aclamación tan unánime, y al mismo tiempo, dejando de lado esa amarillista y destructiva polémica en torno al supuesto abuso del cineasta a su hijastra Dylan Farrow.

En otro orden de cosas, también fue la tan ansiada noche de Disney. Si bien su cortometraje Get a horse!, que recuperó al Mickey Mouse clásico, se quedó sin premio, consiguieron por fin levantar bajo su propia marca la estatuilla de Mejor Película de Animación, la cual sólo habían alcanzado a través del sello autónomo de Pixar, gracias a Frozen: el reino del hielo, su particular adaptación del cuento clásico El reino de las nieves. Por si fuera poco, añadieron además a la saca, por la misma película, el galardón a la Mejor Canción Original, para Let it go, interpretada en la película (y en la gala) por Idina Menzel.

Oscars 2014: Paolo SorrentinoY si 12 años de esclavitud es la película del año en la industria anglosajona según la temporada de premios que acaba de finalizar, La gran belleza es su equivalente al otro lado del charco. El grandioso film de Sorrentino completó con éxito una campaña triunfal llena de todo tipo de reconocimientos, acumulando Oscar, Globo de Oro, BAFTA, EFA,… prácticamente todo salvo la Palma de Oro, la cual, a este ritmo, acabará yendo a parar algún día a las vitrinas del cineasta napolitano. En cuanto al apartado de cine documental, pasó de algún modo como con el duelo principal de esta edición: el premio acabó yendo a parar a la entrañable A 20 pasos de la fama, de un perfil claramente más “premiable” en término académicos que The act of killing, una obligada entrada en toda selección fílmica de 2013 que se precie.

La gala

Oscars 2014: Selfie de EllenEl pasado año, la novedad de Seth McFarlane dividió mucho a la opinión: demasiado gamberro para los más conservadores, demasiado poco ácido para los amantes de la droga dura de Ricky Gervais, como yo. Ellen DeGeneres era una apuesta más segura por tanto, pues ya la conocían de la edición 2007. Y, si bien empezó fuerte con un monólogo inicial y unas primeras transiciones que combinaban lo mejor del tributo con los necesarios vaciles, nunca subidos de tono, lo cierto es que se fue progresivamente desinflando con gags demasiado sobreactuados, como el tan manido selfie o la llegada del repartidor de pizza. Está claro que hoy en día las redes sociales son una parte fundamental de estos eventos, pero su inserción habría podido ser más elegante.

Oscars 2014: In memoriamUna gala no especialmente emocionante, pues, una vez más, poco lugar había para las sorpresas, pero tampoco soporífera. De entre la parte emotiva, el siempre entrañable In Memoriam, en el que destacó James Gandolfini, y que tuvo como aliciente la presencia del legendario crítico Roger Ebert, siendo esta una figura muy anecdótica en este tipo de tributos a los profesionales difuntos, cuando constituimos una parte indispensable de esta industria: esperemos que este sea el inicio de una costumbre. También se hizo sentir el reciente deceso de Harold Ramis, recordado, de manera sutil e improvisada, por su compañero y amigo Bill Murray durante la presentación de una de las categorías. En Twitter varios echaron en falta a Alain Resnais, fallecido anteayer sábado, pese a lo flamante de su fallecimiento. Otro ausente destacado, por mucho que su breve carrera fuese primordialmente televisiva, fue el canadiense Cory Monteith, protagonista de la serie Glee, fallecido repentinamente por sobredosis el pasado mes de julio, a los 31 años de edad.

En cuanto a los discursos de aceptación, me quedo con el “combo” de Paolo Sorrentino, quien brevemente se acordó de su gran referente nacional, el más evidente (Fellini), su referente internacional (Scorsese), su ídolo futbolístico (Maradona), su ciudad de inspiración (Roma) y de nacimiento (Nápoles). Las madres siempre tienen un papel especial en estas disertaciones, más o menos improvisadas, pero este año centraron las intervenciones de Jared Leto y Alfonso Cuarón con especial relevancia. Las palabras de Leto hacia Ucrania y Venezuela revolucionaron Twitter, mientras que Cuarón, como primer cineasta mexicano en vencer la estatuilla al Mejor Director, agradeció el premio asimismo a sus colegas, paisanos y amigos Alejandro González Iñárritu y Guillermo del Toro.

En lo relativo a las actuaciones musicales, destacaron Idina Menzel con Let it go, de Frozen, la eventual ganadora, y Karen O, junto al vocalista de Vampire Weekend, Ezra Koenig, con The moon song, de Her. Muy por encima de la insípida intervención de U2. Y en cuanto a los momentos de comedia, no demasiados, mucho más allá de alguna oportuna y referencial fanfarria de entrada (Harrison Ford con la de Indiana Jones o John Travolta con la de Pulp fiction). Se podrían rescatar las continuas referencias a lo largo de la noche a la caída de Jennifer Lawrence en la alfombra roja, la mención al LSD como elemento de inspiración por parte de Jim Carrey o a los piropos que se tiraron mutuamente Kim Novak (protagonista de Vértigo de Hitchcock) y Matthew McConaughey, pasado y presente del cine.

Quiniela

Este año hemos sido menos kamikazes y hemos jugado más sobre seguro, con lo cual tenemos un balance final más aceptable que en años anteriores: 13 aciertos sobre un total de 21 categorías (todo salvo los cortos, más difícilmente accesibles). Aunque siempre sabe mejor acertar cuando se ha arriesgado.

Pues esto ha sido todo en la temporada de premios 2013-2014, que se nos ha pasado volando. Pero el cine sigue, la televisión sigue, y dentro de nada, sin darnos cuenta, ya estaremos de nuevo en Cannes. A disfrutar, que para eso está el cine.

Lista completa de premiados

Críticas publicadas: 12 años de esclavitudA propósito de Llewyn Davis, Alabama Monroe, Cuando todo está perdido, Dallas Buyers ClubEl gran Gatsby, El lobo de Wall Street, La gran bellezaLa gran estafa americanaHerIron Man 3, Nebraska, Philomena.

Temporada de premios

Academia de Cine Europea

Asociación de Críticos de Chicago

Asociación de Críticos de Los Angeles

BAFTA

Círculo de Críticos de Nueva York

Critics’ Choice

Globos de Oro

Gotham

Independent Spirit

National Board of Review

Razzies

Satellite

Sindicato de Actores

Sindicato de Directores

Sindicato de Guionistas

Sindicato de Productores

 

Entradas relacionadas:

FOTOGRAMAS: THE GRANDMASTER / Yi dai zong shi (2013) de Wong Kar-Wai
SABOR A SUNDANCE, SABOR A CLÁSICO – 'NEBRASKA', de Alexander Payne
FOTOGRAMAS: A PROPÓSITO DE LLEWYN DAVIS / Inside Llewyn Davis (2013) de Ethan & Joel Coen
FOTOGRAMAS: PRISIONEROS / Prisoners (2013) de Denis Villeneuve
Comments
2 Respuestas to “OSCARS 2014: LA CRÓNICA”
Trackbacks
Check out what others are saying...
  1. […] tejano ha perdido la oportunidad de convertirse en el primer intérprete masculino en conquistar Oscar y Emmy el mismo año. La gran pérdida de fuelle de Homeland ya se había augurado en la pasada […]
  2. […] tiene bastantes papeletas para llevarse su segunda estatuilla consecutiva, tras tocar el cielo en la pasada edición, con todo merecimiento, por su sensacional trabajo en Gravity, con el que rompió su particular […]


DANOS TU OPINIÓN

Calendario

marzo 2014
L M X J V S D
« Feb   Abr »
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930
31