SEXO, MENTIRAS Y MUCHO BOTOX – ‘BEHIND THE CANDELABRA’, de Steven Soderbergh

Behind the candelabra (2013) de Steven SoderberghBEHIND THE CANDELABRA (2013) de Steven Soderbergh

La que sea probablemente la última película de un cineasta de la relevancia de Steven Soderbergh antes de su tan anunciado retiro del cine (en principio temporal, aunque nunca se sabe con esta gente) invitaba a encontrar lo que podría ser una cristalización, en un marco más definido, específico y explícito, de la obsesión por la belleza y la eterna juventud por parte de una artista decadente, esa que tan bien nos ilustró Visconti en Muerte en Venecia. El carácter capaz y atrevido del director, con experiencia en el terreno de lo erótico y de la falsedad de las apariencias, invitaba al optimismo desde los primeros compases de este telefilm de lujo, gran favorito para los próximos Emmy en el bloque de Miniserie y Telefilm.

Behind the candelabra (2013) de Steven SoderberghEn cambio, en cuanto se llega al final del metraje, las sensaciones son bien diferentes, dándonos cuenta de que poco más nos ofrece que una visión un tanto aséptica y sin demasiado atractivo de una relación basada en hechos reales, que ni tan solo destaca como biopic de un personaje llamativo y a la vez misterioso, como era el virtuoso Liberace. Soderbergh realiza un buen trabajo, pero tampoco puede sacar oro de un guión sin mucho más aliciente que el de cualquier telefilm de alta factura con historias mínimamente llamativas y actores de primera línea. En otras palabras, no vemos nada que no hayamos visto ya en cualquier otro relato de relaciones secretas, prohibidas, obsesivas y/o destructivas. Ni siquiera va más allá en el tormento puramente artístico del pianista o sus fantasmas y fobias personales o su relevancia cultural e icónica, y pasa muy de puntillas por la polémica dimensión pública de su homosexualidad o de su muerte a causa del SIDA.

Behind the candelabra (2013) de Steven SoderberghPor otra parte, Behind the candelabra sí cumple claramente su cometido en cuanto que vehículo de lucimiento de sus actores, con desigual resultado. Michael Douglas ofrece, con notable éxito, su cambio de registro más notorio en mucho tiempo, en el ocaso de su carrera, y lo que es aún más meritorio: importando al personaje, como harían los “metodistas” más radicales, la reciente superación de su enfermedad, retratando así la progresiva decadencia de un esperpento inflado a cirugía estética en esa batalla, siempre perdida de antemano, contra el inefable paso del tiempo. Quizás él mismo, y nada más que él, sea lo que más transcienda de la película, por no decir lo único, al ver a un guaperas de traje y corbata de toda la vida, delicia de nuestras madres y abuelas, encarnar con tanta naturalidad, sin caer en un exceso que se antojaría cercano, dada la naturaleza del personaje, a un sujeto tan en las antípodas del actor-personaje de Douglas como es Liberace. Huele a Emmy cantado.

Por el contrario, Matt Damon, mucho mejor en su variante discreta que en la explícita, sostiene bien su “rejuvenicimiento” y lo hace creíble, pero cae de lleno en una sobreactuación más que evidente cuando llegan los momentos de la verdad, mantenidos por un excelso Douglas o bien por un solvente Soderbergh en el tratamiento visual. Damon sí se sitúa al mismo nivel (y hasta podríamos decir ritmo) de un guión muy repentino y predecible, cuya fluidez se sustenta en un puñado de secuencias concretas en las que Soderbergh demuestra su gran oficio. Me quedo con una de estas, en la que, por encima de la grandilocuencia y fastuosidad que caracteriza a otros puntos fuertes de la película, se sintetiza perfectamente la esencia y el sentir de este relato, de su contexto y de su protagonista: Liberace defendiendo con todas las de la ley en su camerino, en segundo plano visual, la frivolidad y el hedonismo más despreocupado del mundo que deben abrazar, en su tendenciosa opinión, las influyentes estrellas del show business.

Ficha técnica

 

Entradas relacionadas:

DOMINGOS EN SERIE - 22/08/2010 (I)
'LA VIDA DE ADÈLE' EN TRES MOMENTOS
VEEP - 4ª TEMPORADA
VALAR LUDERIS – Vuelve ‘JUEGO DE TRONOS’
Comments
4 Respuestas to “SEXO, MENTIRAS Y MUCHO BOTOX – ‘BEHIND THE CANDELABRA’, de Steven Soderbergh”
Trackbacks
Check out what others are saying...
  1. […] de confirmar lo que más cantado parece (en una edición por lo general muy incierta): el arrase de Behind the candelabra en este […]
  2. […] se desarrolló según lo previsto en líneas generales, con Michael Douglas, Steven Soderbergh y su Behind the candelabra (mediocre conjunto pero con sobresaliente y destacado rendimiento de actor y director, […]
  3. […] Mejor Miniserie o Telefilm: Behind the candelabra (HBO) […]
  4. […] ciertos asuntos. En cuanto a los formatos cortos, la cantadísima estatuilla para la sobrevalorada Behind the candelabra y para el enorme Michael Douglas, puede que la mejor interpretación de todo 2013, si bien recordó […]


DANOS TU OPINIÓN

Calendario

julio 2013
L M X J V S D
« Jun   Ago »
1234567
891011121314
15161718192021
22232425262728
293031