AMANECER TEENAGER – ‘THE AMAZING SPIDERMAN’, de Marc Webb

THE AMAZING SPIDER-MAN (2012) de Marc Webb

Indigna la manía persecutoria de no querer llamar a las cosas por su nombre, ahora pretendemos subrayar la modernidad lingüística mediante definiciones alternativas, aplicadas a conceptos prácticamente idénticos entre si. Llamamos reboot reset, es decir reinicio, replanteamiento (o cualquier re que les venga en gana), para decir remake (en castellano: empezar de cero para rodar una nueva versión de…), o sea, ni más ni menos que hacer uso de una de las operaciones comerciales más habituales y exitosas del nuevo Hollywood. Los estudios cambian las apariencias para darle al público actual lo que tuvieron los espectadores de antes. Lo que irrita, al parecer incluso supeditando el aspecto real del producto en cuestión, es la cada día mas corta distancia temporal entre unas versiones y otras.

The amazing Spiderman llega apenas diez años después del inicio de la trilogía arácnida por parte de Sam Raimi, y obviando las evidentes razones que llevan a Sony Pictures a replantearse este nuevo principio del trepamuros (estas son primeramente la comercial, muy digna y consecuente con los tiempos; y la otra, la consabida explotación de los derechos Marvel antes de que estos se les escapen de las manos), toma tierra en medio del éxito desbordado de Los vengadores y el abultado hype del tercer Batman de Nolan. Una sin duda mala ubicación estratégica como para acaparar las atenciones merecidas.

Con esto, intentaré aislar por completo al Spiderman de Marc Webb, de las comparaciones estilísticas o argumentales con los Spiderman de Raimi, no es justo, ni siquiera relevante, el medirla en constante cercanía con las películas precedentes. Este error, que predomina de forma exagerada en la mayoría de los comentarios o críticas acerca de la cinta, es lo que devalúa los logros (y contiene bastantes) del Amazing realizado por Webb.

¿Quién soy yo?

Debo decir que, a pesar de lo que muchos han dicho, la decisión de poner a Marc Webb frente a un proyecto de las características de Spiderman me ha parecido un grandísimo acierto, puesto que Webb sigue una línea continuadora con su anterior largometraje, la indie (500) Días juntos. Si en su debut cinematográfico se hablaba de la crisis de identidad post-adolescente y el arduo trecho hacia la madurez, en Spiderman Webb hace prevalecer el lado emocional de sus personajes, y centraliza toda la atención en versar una atractiva disertación sobre la adolescencia. The amazing Spiderman pasa por ser un blockbuster inusual, diría si cabe que es con orgullo y franqueza lo menos parecido a la superproducción a la que tiene la obligación de parecerse. Alarga sin prisas todo lo posible la indiscriminada retahíla de efectos visuales o las consabidas set pieces de acción, y logra ser trascendente bajando constantemente a los pies del hombre y no del héroe en la lucida conversión del yo tras la máscara.

No cabe duda de que estamos ante una cinta que trata acerca de Peter Parker por encima del Hombre Araña, del joven, antes que del superhéroe. Esto, que de una forma más presuntuosa ya consiguió materializar Nolan en su El caballero oscuro, es el interés fundamental por parte de guionistas y director a la hora de darle singularidad a los orígenes del personaje.

Aceptamos por ello, que Amazing disfruta muchísimo identificándose con cualquiera de las cintas teen del desaparecido John Hughes, o los primeros trabajos de Cameron Crowe, y sólo desatiende sus deberes, en el último acto, cuando no hay más remedio que aterrizar en la cruda realidad del tipo de producto que verdaderamente tenemos delante, entonces el nuevo Spiderman se da cuenta que ahí, en la épica trillada, de un héroe y sus responsabilidades, el Amanecer de Webb tampoco dista demasiado del que plasmó Raimi (vale, he caído en la comparación, asumo mi mea culpa).

Pero lo cierto es que hasta ese momento, y sin ofender lo suficiente, el film que vemos recuerda vagamente a épocas pasadas, no sé, me viene a la mente, por ejemplo, el Superman de Richard Donner (sintiéndolo mucho queridos Nolistas, la mejor película de superhéroes de la historia), más que nada por esa raruna afinidad por la buena dirección de actores (grandes Martin SheenDenis Leary, entregados Andrew GarfieldEmma Stone), el equilibrio sano de humor y aventura (tronchante cameo de Stan Lee), y la espontaneidad gastada en las escenas de amor (el primer beso entre Parker y Gwen es delicioso y emocionante, y su  atolondrada conversación en los pasillos del instituto, una lección de naturalidad), lo que condiciona que surja una extraña complicidad con cada paso tomado por Webb para hacer de su obra algo mínimamente profesional y decente.

Otro tema a tener en cuenta es la acusación estúpida con la que probablemente tenga que lidiar Marc Webb (y que suele ser común dentro de la nuevas generaciones de directores), en lo respectivo a su estilo visual, el cual será acusado de impersonal y aséptico, algo en lo que discrepo dada las circunstancias que hacen notar en su película algunas de las corrientes visuales y narrativas propias de la televisión moderna. Webb, al igual que Abrams o Whedon, se ha criado directamente al calor de la TV contemporánea; eso no quita, que en Amazing haya partes más vagas que otras, y que en su conjunto no exista una autoría particular, pero creo firmemente que, con lo que hay sobre la mesa, Webb demuestra una valentía mayor de lo que se le podría pedir a un, todavía, poco experimentado director.

Atrevido por rodar la mayoría de las escenas de acción durante la noche o en interiores, lo cual se beneficia, y cuanto, de la extraordinaria fotografía de John Schwartzman, que ofrece un exquisito trabajo nocturno, con un asombroso juego de sombras y contrastes (las escenas en los túneles rezuman sabor a expresionismo), y una fantástica utilización del azul y el violeta. Y más audaz todavía por empeñarse en que, si sentimos un pequeñísimo déjà vu ante lo que vemos, es fruto de un vago recuerdo argumental (cuenta lo mismo, pero el fondo es completamente diferente) más que de una burda fotocopia.

Quizás The amazing Spiderman no sea tanto un amanecer como una reconstrucción o reinterpretación (otros dos re para la colección), pero es puro entretenimiento, un refrescante refrigerio para mitigar calores veraniegos.

Ficha técnica

Comments
2 Respuestas to “AMANECER TEENAGER – ‘THE AMAZING SPIDERMAN’, de Marc Webb”
  1. Zdana dice:
    El reparto luce mucho más jovial, y con mayor actitud, me ha gustado bastante esta nueva versión de Spider Man creo que utilizan bastante bien los efectos y juegan más con el carácter de los personajes.
Trackbacks
Check out what others are saying...
  1. […] The amazing Spider-Man, Marc […]


DANOS TU OPINIÓN

Calendario

julio 2012
L M X J V S D
« Jun   Ago »
 1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
3031