CINCO TEMAS PARA CINCO FINALES (IV): JOURNEY – DON’T STOP BELIEVIN’ / BSO de LOS SOPRANO (1999-2007)

Journey – Don’t Stop Believin’ (Los Soprano – series finale)

La elección más evidente y predecible, pero también inevitable: el final más controvertido y discutido de la historia de la televisión mundial (hasta la series finale de Lost, que precisamente lo parodió en uno de sus cierres alternativos) para una de las mejores series de la historia sin discusión (y la primerísima en bastantes listas) acompañada de uno de los temas más célebres de la historia de la música, que ostenta el honor de ser canción más descargada (legalmente) de todos los tiempos, casi nada. Una combinación forzosamente ganadora, imposible de omitir en una lista como esta, y nada menos que en el puesto de plata, sólo superada por el final de los finales televisivos.

Un tema grabado a fuego en el imaginario catódico de la última década. Desde el homenaje íntegro a la banda que se marcó el doctor J.D. Dorian de Scrubs en My Journey (3×02), el rat pack de Padre de familia cantándola a todo fuego en un karaoke, hasta las innumerables referencias o rendiciones lapidarias de su carismático título (recientemente en Modern family, por poner un ejemplo inmediato). Las generaciones más jóvenes, así como los espectadores menos curiosos, la identificarán como el himno e insignia de ese bombazo imparable que es Glee, hasta el punto de convertir su primera season finale en un tributo a Journey aún más literal. Pero aunque los chicos del McKinley se la hayan apropiado, el hermanamiento audiovisual de esta legendaria power ballad pertenece, con pleno derecho y sin prescripción, al patrimonio del mayor relato criminal del siglo XXI. Destacar asimismo su legado teatral, pues constituye el número de clausura del celebrado musical Rock of ages, cuya adaptación a la gran pantalla, con Tom Cruise a la cabeza, llegará a las salas en junio del año próximo.

Un repentino y dilatado corte a negro que dio paso a los créditos tras diez segundos de confusión planetaria, que millones de espectadores achacaron a un error de emisión o grabación, con las correspondientes pataletas. Varios hilos abiertos a lo largo del episodio a mayores de aquellos que se arrastraban desde antes, arcos por cerrar e historias por resolver. Esta mismísima secuencia hacía presagiar una serie de acontecimientos y revelaciones que finalmente no llegaron. Para algunos fue una broma, para otros, una indignación, incluso una falta de respeto. Pero los sucesivos visionados, la meditación en frío, y el justo paso del tiempo han demostrado que este cierre sólo se puede calificar de cum laude.

Porque no es realmente un final, sino un epílogo camuflado, al margen de todas las teorías sobre el “qué paso después” que siguen inundando la red a día de hoy. La vida siguió para Tony, Carmela y compañía, pero ya nos habían contado todo lo que tenían que contar, nos habían hecho compartir lo mejor de su existencia. El después acaba siendo irrelevante, al fin y al cabo. Y los famosos “finales con letras” no harían más que mancillar la grandeza de un relato perfecto. Una ultimísima escena que, en poco tiempo y espacio (y diálogo), recoge muchos de los grandes temas que ha tratado la serie desde el principio: el crimen, las relaciones familiares, la angustia presente y futura, y otras tantas lecturas que se le pueden sacar a cada uno de sus planos. La familia Soprano se despidió cenando en un restaurante de carretera, como cualquier otra familia del planeta, ya sea de criminales, de artistas, de obreros o de funcionarios.

¿Qué es lo que no tenemos dejar de creer, como predica la canción? Pues que Los Soprano ha sido una obra capital de la ficción televisiva, y que tenemos la suerte de haberla disfrutado y poder seguir disfrutándola cuando queramos.

La semana que viene pondremos el punto y final a esta lista con la campeona absoluta de los finales televisivos, como ya he mencionado en el primer párrafo.

 

Entradas relacionadas:

DUELOS DE RATAS AL BORDE DEL MAR – BOARDWALK EMPIRE
ESCABECHINA PARA EVOLUCIONAR – TRUE BLOOD
COQUETEOS CON TÁNATOS – DOMINGOS EN SERIE
TEMPUS FUGIT – DOMINGOS EN SERIE
Comments
Una respuesta to “CINCO TEMAS PARA CINCO FINALES (IV): JOURNEY – DON’T STOP BELIEVIN’ / BSO de LOS SOPRANO (1999-2007)”
Trackbacks
Check out what others are saying...
  1. […] de cable dejó de ser un monopolio de “la cadena que no hace televisión”. Vamos, desde el sonoro final de Los Soprano, precisamente la serie en la que forjó el padre de la criatura, Matthew […]


DANOS TU OPINIÓN

Calendario

junio 2011
L M X J V S D
« May   Jul »
 12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
27282930