DUELOS DE RATAS AL BORDE DEL MAR – BOARDWALK EMPIRE


BOARDWALK EMPIRE: Episodio Piloto (2010) de Martin Scorsese

Vuelve la más grande, y como no podría ser de otra manera, lo hace por todo lo alto. La nueva serie de la HBO se ha puesto el listón muy alto nada más empezar. Y atención, que nunca ha habido hasta ahora una serie a la que no le viniese grande el siempre desacertado apelativo de “sucesora de”, en este caso, Los Soprano, por mucho que su creador y showrunner, Terence Winter, haya salido directamente de aquella serie, en la que siempre fue una de las principales almas creativas. Pero las primeras impresiones que nos deja el visionado del piloto no podrían haber sido mejores, y eso que la expectación estaba por las nubes, lo que siempre resulta un lastre y un obstáculo al fin y al cabo.

Ante la arriesgada afirmación que acabo de hacer en el párrafo anterior, no me estaba refiriendo a la esfera relacional y psicológica que elevó a los altares a la familia mafiosa del siglo XXI por excelencia, ni mucho menos. Lo que sí es cierto es que Boardwalk Empire tiene todas las papeletas para recoger el testigo de la serie de David Chase en cuanto a la indiscutible referencia en el macrouniverso ficticio de los relatos del crimen organizado en esta nueva década. Sin duda, desde Tony Soprano y compañía, el imaginario colectivo se ha movido del cine a la televisión en cuanto se buscaba la mejor representación actual de ese gran género de la ficción.

Con tales expectativas, la producción ha dado en el clavo con la elección de un inmejorable maestro de ceremonias: Martin Scorsese, el nombre propio al que inmediatamente se le atribuye el concepto de mafia en el cine, así como el mayor gurú del género, con permiso de Coppola, la otra gran referencia. El cineasta italoamericano ha dado con la clave, encontrando la intersección exacta entre su reconocible y poliédrico universo autoral y la nueva era del drama gangsteril, con la que, por otra parte, estaba condenado o destinado a encontrarse tarde o temprano. Sus marcas personales enseguida se hacen patentes, si bien el guión ya se presta de por sí a ello con toda claridad: los largos e intrincados travellings descriptivos en localizaciones multitudinarias, la atmósfera sórdida, la aureola rematadamente soez de los personajes, la violencia ensañada y espontánea o el logrado contrapunto con el que intercala las secuencias de matanzas. Esperemos que la inercia de su sello se mantenga y en los siguientes episodios la esperable excelencia narrativa venga acompañada de la genialidad visual.

Insisto en que esta serie está destinada a ser el nuevo estandarte de calidad de la HBO, cuyo reinado, por suerte para los televidentes golosos, ha tenido por fin una importante contestación en los últimos años. Por ello, la cadena no ha escatimado en recursos y nos ha vuelto a dar una lección de diseño de producción, ambientación y factura escenográfica de lujo. El argumento trascurre con mucha más fluidez en un escenario tan logrado como la Atlantic City de los años ’20, en los inicios de la Ley Seca, y en especial, ese paseo marítimo en el que se construye día tras día el imperio del crimen. Así como una sociedad (si así se le puede llamar) sumida en el miedo y la inopia, por un lado, y la depravación más desbocada, por el otro, en manos de criminales, mercenarios y mangantes varios, y con abismales diferencias sociales: lo más parecido a Sodoma y Gomorra que ha podido parir el siglo XX. La deliciosa guinda son esas inevitables y perfectamente diegéticas referencias culturales e históricas, como marcadas ilustraciones de la era del jazz o el homenaje directo al cine mudo, tanto por una sala de cine en la que los espectadores ríen las gracias de “Fatty” Arbuckle como por los cachés que abren y cierran el capítulo.

Las pautas narrativas y conceptuales quedan perfectamente marcadas, como debe suceder en un buen piloto. Al margen de las dialécticas de poder, corrupción, traición, venganza, temor y respeto, habituales y reconocibles en todo relato criminal, la serie ofrece otras dos vertientes, que la definen como única y que servirán para encauzar los acontecimientos. Por un lado, esa doble cara, esa doble moral de la alta sociedad, en la que el mayor peligro para el pueblo son aquellos que precisamente están obligados a protegerlo. Esto queda perfectamente personificado en la figura del cínico y poderoso Nucky Thompson, en la piel de un siempre genial Steve Buscemi, que estará en su salsa. De una cara, un respetado cargo político en quien el pueblo confía, sobre todo de cara a la correcta ejecución de la recién implantada Ley Seca. De la otra, en la sombra y el exclusivo circuito de casinos, burdeles y salas de fiesta, mueve el contrabando de licores que de día tanto dice querer erradicar. Una alegoría directa a la naturaleza más perra e infame de la política. La propia dualidad ética pasa a un nivel más íntimo, a la fuerte dicotomía entre la facilidad con la que ordena matanzas y demás actos delictivos, a la piedad con la que ayuda a una pobre mujer (Kelly McDonald) que acude a pedirle protección y a la que acaba rescatando de los brazos de su maltratador, jugador y borracho marido, esa misma clase de persona de la que su imperio criminal se lucra.

El que se intuye como el otro gran principio organizador de esta ficción es la perspicacia de los ratones para destruir a las águilas, es decir, insignificantes secuaces que, poco a poco, y para su lucro y escalada personal, van destrozando desde dentro (o apoderándose) de las estructuras criminales, hasta la mismísima cúpula, que no sospecharía lo más mínimo de estas ratas trepadores. A través de una compleja partida de traición, chantaje, influencias y, por supuesto, doble juego, el otro gran personaje de la serie, Jimmy Darmody (Michael Pitt), joven veterano de guerra y hombre de confianza de Nucky Thompson, aprovecha su accidental condición de “doble agente” con los federales (los orígenes de la DEA) para burlar a unos y otros y llevarse el botín, no sin antes hacer gala de honor y gratitud (volvemos al concepto de la dualidad) con su “mentor”, al que le entrega un porcentaje. Su principal compinche en este arduo y temerario menester no es otro que un novel y emergente Al Capone, la mayor referencia histórico-cultural de la serie hasta el momento.

No tiene sentido que os siga hablando, ahora os toca disfrutar. Os dejo con la pegadiza y lograda cabecera. Tampoco en este aspecto esperaba menos de la HBO.

Ficha técnica

 

Entradas relacionadas:

Estrenos de la midseason (III): THE BORGIAS y THE KILLING
LOSER LIKE THEM – GLEE
DROPKICK MURPHYS – I'M SHIPPING UP TO BOSTON / BSO de ‘INFILTRADOS’ (2006) de Martin Scorsese
VALAR LUDERIS – Vuelve ‘JUEGO DE TRONOS’
Comments
4 Respuestas to “DUELOS DE RATAS AL BORDE DEL MAR – BOARDWALK EMPIRE”
  1. Dulce dice:
    La producción está impresionante, se ve que se gastan mucho dinero cada vez que hacen un episodio, y los actores como Michael Shannon y Buscemi ha sido d elo mejor, creo que eso, la historia y la fotografía e slo mejor, tiene como que un aire oscuro y que da tristeza pero a la vez hay acción.
Trackbacks
Check out what others are saying...
  1. […] decidido volver al trono de los formatos de larga duración, hasta el punto de haber realizado el episodio piloto más costoso hasta la fecha. Pero cuando contamos entre esas estatuillas la de Mejor Reparto de […]
  2. […] Dirección en Drama: Martin Scorsese por “Boardwalk Empire” (1×01) de Boardwalk […]
  3. […] en la meca del dinero virtual con el complejo y poliédrico retrato de los años de la Ley Seca en Boardwalk Empire (serie apadrinada por el propio Scorsese), nos tomamos la licencia ahora de continuar esa misma […]


DANOS TU OPINIÓN

Calendario

Septiembre 2010
L M X J V S D
« Ago   Oct »
 12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
27282930