FALLECE DENNIS HOPPER



EL ÚLTIMO NIÑO MALDITO

DE HOLLYWOOD

Maximiliano Curcio




Su carácter indomable, sus excesos con las drogas, sus infernales matrimonios, su talento polifacético, sus papeles de villano antológicos y muchas otras cualidades más convirtieron a Dennis Hopper a lo largo de medio siglo de trayectoria en uno de los artistas más prolíficos de Hollywood y en una de las personalidades más misteriosas. Aunque la historia diga lo contrario y se empecine en negarlo, aunque sea uno de los interpretes menos valorados, aunque su conducta volátil lo convirtiera en un proscrito para la industria. Seria injusto recordar a Dennis Hopper solo como uno de los intérpretes secundarios más brillantes. Su trascendencia va más allá. Y puede comenzar a percibirse a través de esa mirada profunda, intrigante e intimidante. Hopper redefinió a su paso el término versatilidad. Salvando las distancias, así como un Orson Welles contemporáneo.


Lideró una camada de bad boys de Hollywood surgida mediados de los años ’60: Warren Beaty y Jack Nicholson fueron dos de ellos. Ellos fueron los encargados de abrirle las puertas a una nueva generación, que se sacudía el polvo de la guerra de Vietnam y que recibía con los brazos abiertos a un cine que se renovaba en géneros, temáticas, realizadores y estrellas. De una genialidad única, que combino genuinas destrezas artísticas, inquietudes culturales, pasión por su profesión y una rebeldía innata propias de los tiempos de Woodstock y el flower power.



Nació en Kansas y se formó actoralmente con Lee Strasberg en el Actor’s Studio. Sus comienzos en el cine fueron nada menos que junto a James Dean en Rebelde sin causa (1955) y Gigante (1956). Su carrera sufrió pronunciados altibajos por sus problemas con el alcohol y las drogas, lo que llevo a notorios paréntesis en su filmografía. Con un centenar de títulos que lo tuvieron como interprete, su salto a la fama se produjo en 1969 cuando guionó y dirigió Easy Rider. Los años ’80 fueron su regreso triunfal a los primeros planos: Terciopelo Azul (1986), a las órdenes de David Lynch, nos regaló un protagonista para el recuerdo, mientras que Colors (1988) y Labios ardientes (1990) lo volvieron a mostrar como un director sólido, provocativo y con ideas firmes.

Los años ’90 lo encontraron en la compulsividad e incontinencia interpretativa y por primera vez sucumbiendo a papeles (en su mayoría de villanos) del Hollywood mas comercial, un terreno esquivo para el hasta entonces. Speed (1994) y Waterworld (1995) se confundieron con títulos de corte independiente como The Blackout (1996) o Amor a quemarropa (1993). Los 2000 lo encontraron a las órdenes del mítico George A. Romero en La tierra de los muertos vivientes (2005) y en la más reciente película de la galardonada Isabel Coixet en Elegy (2008).



Cultivó amistades tan disímiles como las de Vincent Price y John Wayne. Se peleo con los popes de la industria, su vida fue un autentico carrusel: el hombre que abandonó rodajes, que desconocía la diplomacia y que incendió más de un camarín tuvo el privilegio de dirigir a grandes actores (Peter Fonda, Sean Penn, Don Johnson) asi como de estar a las órdenes de históricos directores. Su filmografía tan despareja como icónica, atesora títulos de serie B que se entremezclan con films de culto como La Ley de la Calle (1984), Hoosiers (1986) o El Amigo Americano (1977) y grandes clásicos como Apocalypse Now!
(1979).

La contracultura, el rock & roll, las drogas y la wild life fueron la filosofía de una generación a la que Hopper represento como paradigma. Vivió como quiso, nadó contra la corriente, los privilegios de la fama lo atormentaron pero no lo vencieron. Conoció el cielo y también los infiernos. Se auto exilió, atravesó años de ostracismo, supo recuperarse, reírseles en la cara a sus propios demonios, esos que lo habían enloquecido y seguir haciendo de las suyas hasta que una maldita enfermedad apagó su intensa luz. Un hombre que en vida cimentó su propia leyenda y fue dueño de su destino. Semanas antes de su muerte recibió su merecida estrella en el Paseo de Hollywood. Pero su legado ya lleva escrito varias décadas y algunas de las páginas más célebres del cine. Un rebelde sin causa de los que hoy ya no existen.



Comments
3 Respuestas to “FALLECE DENNIS HOPPER”
  1. Fantomas dice:
    Excelente artículo de un actor cuyo legado podrá seguir siendo disfrutado por las generaciones venideras. Afortundamente alcanzó a ser reconocido en vida.

    Saludos 😉

Trackbacks
Check out what others are saying...
  1. […] para siempre en el imaginario cinematográfico universal un Dennis Hopper que parecía sacado de un comuna hippie y un Marlon Brando en el personaje más enigmático de su […]


DANOS TU OPINIÓN

Calendario

mayo 2010
L M X J V S D
« Abr   Jun »
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930
31