UN LUGAR DONDE QUEDARSE / EL MEJOR LUGAR DEL MUNDO Away we go (2009) de Sam Mendes


CLEMENCIA CON EL AMERICAN WAY OF LIFE


Cuando uno ve Un lugar donde quedarse (Away We Go) se percata enseguida de por qué su director, Sam Mendes, asegura que esta pequeña obra independiente es un “antídoto” a Revolutionary Road (2008), anterior film del británico. A modo de terapia de choque, Un lugar donde quedarse revisa algunos de los planteamientos de su predecesora abriendo pequeñas fallas de optimismo en el devastador e inhóspito ‘american way of life’ que Mendes había retratado en la notable adaptación de la novela de Richard Yates.
Si en aquélla Leonardo Di Caprio y Kate Winslet formaban un matrimonio de treintañeros cuyo inesperado embarazo frustraba sus titubeantes aspiraciones de iniciar una nueva vida; el último film de Mendes aborda el tema de la inminente paternidad no como obstáculo a esa vía de escape, sino como el detonante de ella.


John Krasinski y Maya Rudolph, dos actores curtidos en la comedia televisiva americana, son una pareja que, a sus treinta y pocos, inician un periplo a lo largo y ancho de los Estados Unidos en busca del lugar ideal donde traer al mundo a su primogénito. Por lo tanto, mientras Di Caprio y Winslet ven frustrada su huida a un utópico París y son forzados a perpetuar su vida en su modélico barrio de Connecticut; Krasinski y Rudolph huyen del incoloro Colorado para enredarse en una aventura sin retorno que les conduzca a un edén donde poder echar raíces.
La paternidad supone para ambas parejas no sólo una mirada vacilante hacia el futuro, sino una recapitulación crítica del pasado. Si, por una parte, el matrimonio de Revolutionary Road se percata de que nunca había sido la pareja “especial” que siempre habían pretendido, los protagonistas de Un lugar donde quedarse se cuestionan si pueden o no considerar que han fracasado en su vida.
En ambos casos, la comparsa que acompaña a estas parejas está constituida por estereotipadas familias americanas de clase media, caricaturizadas hasta el paroxismo en el caso de esta última película.
De este modo, en su afán por introducir pequeñas cápsulas de humor tan forzado como disparatado, Sam Mendes recurre a personajes extravagantes, casi esperpénticos, como el irritante personaje que interpreta Maggie Gyllenhaal o la chiflada prima del personaje de Maya Rudolph.
El director de American Beauty (1999) suaviza en esta ocasión su habitual mirada corrosiva sobre América y sus gentes y se relaja y entretiene con una cinta independiente que, a pesar de su afabilidad, a menudo da la sensación de excederse en sus pretensiones.



FICHA
Título: Un lugar donde quedarse
Título original: Away we go
Dirección: Sam Mendes
País: El Reino Unido, Estados Unidos
Duración: 98 min.
Género: Drama, Comedia
Reparto: John Krasinski, Maya Rudolph, Jeff Daniels, Maggie Gyllenhaal
Guión: Dave Eggers, Vendela Vida
Fotografía: Ellen Kuras
Montaje: Sarah Flack
Música: Alex Murdoch
 

Entradas relacionadas:

REVOLUTIONARY ROAD (2008) de Sam Mendes
CINEUROPA 2009 – LUNA CALIENTE (2009) de Vicente Aranda
AMERRIKA – Amreeka (2009) de Cherien Dabis
CORAZÓN REBELDE / LOCO CORAZÓN – Crazy Heart (2009) de Scott Cooper
Comments
2 Respuestas to “UN LUGAR DONDE QUEDARSE / EL MEJOR LUGAR DEL MUNDO Away we go (2009) de Sam Mendes”
  1. Doc Pastor dice:
    Lo cierto que me encantó, fue el cierre perfecto en Seminci.
Trackbacks
Check out what others are saying...
  1. […] Como alumno “aventajado” de la escuela tarantiniana que es (aunque luego perdiese el rumbo, “barrido por la marea”), Guy Ritchie ha caracterizado sus thrillers pulp con altos grados de comedia negra por una selección musical ecléctica y con carácter, con una interesante antología de música británica de diferentes estilos y épocas, como pilar estético de la identidad profundamente londinense de sus películas. En la mismísima línea que su ópera prima, Lock & Stock, y en cierto modo como en su más reciente RocknRolla, su verdadero regreso estilísitico, Ritchie impregna su sucesión de gags y personajes estrafalarios en una narrativa coral con sonidos tan variados como el ska de The Specials, la electrónica de Massive Attack o el rock progresivo de The Stranglers. Y al igual que Tarantino, el ex de Madonna convierte algunas de sus elecciones, no especialmente conocidas por el gran público, en tonos muy populares que se acaban volviendo recurrentes en mayor o menor medida, pues Golden brown, que da dimensión a uno de los momentos clave del film, ha aparecido desde entonces en numerosas piezas audiovisuales, especialmente publicidad y autopromociones, pero también en otros títulos de cierto calado, como Un lugar donde quedarse. […]


DANOS TU OPINIÓN

Calendario

noviembre 2009
L M X J V S D
« Oct   Dic »
 1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
30