CELULOIDE CONTROVERTIDO: MALDITOS BASTARDOS / BASTARDOS SIN GLORIA – Inglorious Basterds (2009) de Quentin Tarantino

La obvia controversia creada por la polémica Malditos Bastardos da pie a una interesante propuesta en  EnClave de Cine. Dos críticas para una misma cinta, dos puntos de vista divergentes sobre la última extravagancia de Quentin Tarantino, un director que, como él mismo asegura, hace películas para enfrentar a su público. Adolf, bailaré sobre tu tumba y El tiro por la culata son las dos caras de la misma moneda. Lo que Tarantino ha separado, que no lo una el hombre.

Crítica I: ADOLF, BAILARÉ SOBRE TU TUMBA

Por Eloy Van Clift

Sólo un bastardo megalómano se atrevería a llegar tan lejos. Aleluya. El hombre del saco ha vuelto armado hasta los dientes y, si no quieres acabar en el fondo de su macuto, más te vale cerrar los ojos y contar ovejitas. Puedes correr despavorido y conservar la cordura o arrojarte en salto mortal a las profundidades de esta herejía delirante. Tú eliges. ¿Do you wanna play?

Érase una vez un spaghetti western en el que los rostros pálidos arrancaban la cabellera a sus enemigos bajo las órdenes de un indio apache. Érase una vez una sensual Heidi de Arco cinéfila sedienta de venganza. Érase una vez un refinado demonio nazi políglota más listo que el hambre. Érase todo ello una vez… en la Francia ocupada por los nazis.

El ‘Once Upon a Time in Nazi-Occupied France’ que da título al primero de los cinco capítulos en que se estructura Malditos Bastardos nos advierte de que seremos testigos de una fábula ucrónica, un ejercicio de revisionismo delirante, un siniestro cuento sin hadas, una deliciosa patraña camuflada de Historia. No tienes por qué creértelo, simplemente tienes que masticarlo, rumiarlo, degustarlo y digerirlo con deleite. Absténganse estómagos delicados.

Nos enfrentamos a un Tarantino descaradamente alborotador, insolente, blasfemo… Por eso lo amamos o lo odiamos más que nunca. El director de Pulp Fiction ha madurado como un temerario arquitecto de lo estrambótico, de lo excesivo, de lo grotesco. Tarantino monta, desmonta, saquea y profana a su gusto, porque él es Tarantino y nunca ha sido tan consciente y seguro de sí mismo. Esta confianza mana de sus magníficos diálogos envenenados, infectados, hirientes, perversos, afilados. Quentin Tarantino crea monstruos tan repulsivamente fascinantes y magnéticos como él mismo. Seres como Hans Landa, encarnación de la cultura y el conocimiento a la disposición del mal.

El insólito Christoph Waltz devora la pantalla en la piel de un coronel nazi endiabladamente perspicaz, brillantemente sagaz y condenadamente locuaz. Para asombro y deleite de todos, Waltz eclipsa incluso a la mejor versión de Brad Pitt, soberbio dando vida al rudo pero carismático teniente Aldo Raine.

Como colofón, el cineasta de Tenesse sabe como nadie alimentar el culto en torno a su figura con escenas inolvidables, como esa claustrofóbica olla a presión que es la taberna La Louisiane o la orgiástica secuencia final en el cine Gamaar. Ante cintas como esta uno sólo puede sonreír perniciosamente y pensar… ¡qué cabrón!

Crítica II: EL TIRO POR LA CULATA

Por Julio C. Piñeiro

Por todos es sabido que, cuanto más ambicioso es un proyecto, mayores son las expectativas que levanta y, por lo tanto, mayor será la exigencia. Incluso el quedar un peldaño por debajo del listón ya puede provocar que la impresión final salga gravemente perjudicada.

Ésta ha sido la trampa en la que ha caído el señor Tarantino, y puede que el batacazo sea mayor que el que en su momento se llevó la infravalorada Jackie Brown. El cineasta se ha propuesto el más difícil todavía: ha intentado desmontar por completo el relato de la mayor guerra que ha vivido la humanidad, frivolizándolo de manera que encajase dentro de su universo sádico, banalizante y socarrón, todo ello ensayando simultáneamente una reinvención de su cine.

Se trata, en definitiva, de su empresa más ambiciosa y arriesgada (por lo delicado del tema), a lo que se ha unido una espera de cuatro años, desde que anunció el proyecto, con esa pausa que fue Grindhouse con su episodio Death proof, una propuesta, quizá decepcionante, pero mucho menos ambiciosa.

Tarantino se ha quedado a medio camino de todo en tales pretensiones, o bien le ha como resultado un mejunje excesivo y pretencioso, carente de la elegancia que precisamente caracterizaba a sus excesos en sus anteriores películas.

El comienzo tiene bastante fuerza, con unos créditos muy característicos y la presentación del relato por capítulos que dan entrada a una escena rural en la que banda sonora nos hace presagiar que se trata de un western bélico con una estructura narrativa marca de la casa. En esta primera escena, introductora del cínico y heterodoxo comandante nazi Hans Landa (Christoph Waltz), de lo mejor del film, se desarrolla con una narración tensa inédita en el realizador.

A continuación, aparece el otro punto fuerte del film, esos Bastardos que le dan título, en los que enseguida reconocemos esos rasgos típicos del universo tarantiniano que estábamos esperando impacientes. Pues bien, el relato va alternando las andanzas de esta pandilla de violentos gañanes y su importante (y puede que noble) misión de matar y torturar nazis, con la historia de Shosanna (Mélanie Laurent), una judía propietaria de un cine de arte y ensayo que aprovecha su amistad fortuita con un héroe nazi (Daniel Brühl), para preparar una espectacular venganza.

De esta manera quedan definidos dos estilos completamente diferentes. Las escenas de los Bastardos guardan todas las buenas características del cine tarantiniano, lo que realmente esperábamos, y más que predecible resulta delicioso. En cambio, la parte de Shosanna y los nazis se mueve dentro de un estilo de corte clásica, que el director ha querido transformar en cierta manera con inusuales movimientos de cámara (dentro de tal estilo) y una malograda ironía.

Es precisamente aquí donde falla: a la hora de alternar estas dos formas de expresión, a la hora de medir del tiempo narrativo, lo que hasta ahora había sido su gran especialidad. Mientras la cacería de nazis es un goce para los sentidos, las escenas en que se nos va contando la conspiración contra el III Reich tramada ante sus narices, resultan excesivamente largas, densas, e incluso cansinas, con diálogos interminables y situaciones que parecen no conducir a nada importante. De esta manera, las secuencias de los Bastardos, en píldoras más digeribles, además de un goce resultan un respiro, un momento divertido entre tanta maraña. Así es que el ritmo del conjunto acaba realmente dañado. Y esto lo podemos notar perfectamente en la escena del bar (donde aparece por primera vez Bridget von Hammersmark, interpretada por Diane Kruger, un interesante pero prescindible homenaje a Mata Hari), en la que los dos estilos convergen… para lo malo: los primeros compases son excelentes, pero poco a poco la tensión latente se agota y al final sólo deseamos que la secuencia finalice.

La mayoría de las referencias y citaciones, esta vez de la época dorada del cine alemán, aparecen metidas con calzador o fuera de lugar, llegando incluso a crear una atmósfera pedante y cultureta. Tres cuartos de lo mismo respecto a la banda sonora, una serie de despropósitos del director de homenajearse a sí mismo, o de parodiar ciertos clichés cinematográficos, como en la escena del asesinato recíproco de Shosanna y el héroe nazi, que incluso sabe a ridícula.

El final es una amalgama de sensaciones. Por un lado, las resoluciones de la trama, una fortuita coincidencia a tres bandas, nos hacen pensar que estamos ante una historia de los hermanos Coen cogida con pinzas. Pero por el otro, esa punta del iceberg que es la orgiástica matanza final, aparte del clímax lógico de una tónica que debería haber imperado a la largo del metraje, es un auténtico goce visceral que colma nuestras expectativas iniciales y da ganas de perdonarle al director todos sus errores anteriores.

En definitiva, el primer encuentro de Tarantino con el imaginario europeo no ha llegado al nivel que se esperaba, en parte por haberse traicionado, parcialmente, a sí mismo y no creer al 100% en el estilo que él mismo ha creado.
 

Entradas relacionadas:

DVD y Blu-Ray: ANTICRISTO – Antichrist (2009) de Lars von Trier
UP / UNA AVENTURA DE ALTURA (2009) de Bob Peterson & Pete Docter
LAS VIDAS POSIBLES DE MR. NOBODY - Mr. Nobody (2009) de Jaco Van Dormael
THE COASTERS – DOWN IN MEXICO / BSO de ‘DEATH PROOF’ (2007) de Quentin Tarantino
Comments
6 Respuestas to “CELULOIDE CONTROVERTIDO: MALDITOS BASTARDOS / BASTARDOS SIN GLORIA – Inglorious Basterds (2009) de Quentin Tarantino”
  1. Anonymous dice:
    Tostón al que le sobran minutos en cantidad, por no decir otras cosas; nos cansamos de dar vueltas en la butaca .Tarantino como escuela para posteriores objetivos a alcanzar por dementes patrios sueltos, es sublime .
Trackbacks
Check out what others are saying...
  1. […] Michael Fassbender, que en apenas tres años, entre la tortuosa Hunger de Steve McQueen y los Malditos bastardos tarantinianos, se ha convertido en una cara fija tanto de la producción más comercial (ha sido el […]
  2. […] 2. Medición de expectativas. Ya en el nivel más conceptual, de planteamiento, y lo que es peor, ya en el anterior y básico acto de visionado (en perjuicio de nuestro propio disfrute como espectadores), algo que nos mata, y así se nos achaca y hasta lo reconocemos, es el afrontamiento y medición de las expectativas, del dichoso hype de marras, que nos puede llegar a nublar la vista de tal manera que no seamos capaces de ver más allá de estas ideas preconcebidas y extraer efectivamente lo mejor de la obra en cuestión, lo poco o mucho que esta tenga que aportar a la historia del cine o a la sociedad, que realmente es lo que deberíamos tener siempre en mente. Y estas preconcepciones, estos listones, se generan, en cada caso o simultáneamente, en torno a todos los niveles: ya sea la presencia de un determinado director, guionista o actor, la propia naturaleza de la película o de su temática y, por supuesto, la expectación que esta haya alimentado por acción o por omisión. A modo de muestro, la notable decepción, en estos términos explicada, que me causó la última película hasta la fecha del siempre controvertido Quentin Tarantino, Malditos bastardos. […]
  3. […] que quedé decepcionado contigo tras ver Malditos bastardos, ante la que me habías hecho crearme expectativas muy altas, a cuya altura no estuvo. Tu primera y […]


DANOS TU OPINIÓN

Calendario

Septiembre 2009
L M X J V S D
« Ago   Oct »
 123456
78910111213
14151617181920
21222324252627
282930